Artículo escrito por Víctor Somoza “VictorSauron”

Nos pasa a todos. El día menos pensado te encuentras con un juego que te marca y deja huella, un juego que se sitúa en tu podio de “los mejores juegos a los que he jugado”. Un juego que se convierte en INOLVIDABLE, que consigue EMOCIONARTE de forma especial y que te hace SENTIR.

Y entonces ese juego se termina y todo es satisfacción, la sensación de alegría por haber vivido una experiencia tan maravillosa lo embriaga todo; pero ese éxtasis dura poco… después viene El Vacío.

Vacío porque ese increíble viaje ha llegado a su fin. Vacío porque sabes eso que has vivido no lo volverás a sentir con ese mismo juego por muchas veces que lo rejuegues ya que nunca será como esa primera vez. Vacío porque aunque sabes vendrán otros juegos, otras experiencias, no sabes cuando volverá a aparecer esa sensación.

Y por eso El Vacío es tan paradójico, porque es capaz de dejarte sin ganas de jugar a nada más durante un tiempo, pero a la vez, la única forma de llenarlo es, simplemente, seguir jugando.

.

Y a tí, ¿Qué juegos te han dejado Vacío? Explícanoslo en los comentarios.

Anuncios