Reseña escrita por Pere Sbert, “FZero”

Hay juegos que, por entidad propia, suponen un antes y un después en el mundo de los videojuegos. Son títulos con propuestas nunca vistas hasta ese momento y que ejercen tal impacto sobre la industria, que marcan tendencia y se convierten en referente y fuente de inspiración de obras posteriores que siguen su estela. Portal es uno de esos juegos y The Turing Test es uno de sus alumnos aventajados.

El juego nos pone en la piel de Ava Turing, una joven científica que pertenece a la ISA (International Space Agency) a la que se le ordena investigar lo sucedido en una estación de investigación ubicada en la luna más famosa de Júpiter: Europa, con la que se ha perdido toda comunicación.

Sea lo que sea lo que ha sucedido en las instalaciones, alguien o algo está intentando impedir que nada que no sea humano acceda hasta las zonas más profundas de la base, y por ello, al llegar nosotros, la Inteligencia Artificial que la dirige nos pide ayuda para superar una serie de pruebas/examen que, al igual que el test de Turing del cual el juego toma el nombre, han sido diseñadas para que sólo un ser humano pueda superarlas.

The Turing Test es, sin lugar a dudas, uno de los alumnos aventajados de Portal.

Con esta premisa argumental, Bulkhead Interactive, plantea un juego en primera persona, que apuesta el todo por el todo a la resolución de puzzles y problemas de lógica. No hay exploración, toma de decisiones ni acción alguna más allá de conseguir resolver los rompecabezas necesarios para avanzar por las 70 habitaciones (más 7 estancias secretas) que componen el juego.

Si Portal basa sus mecánicas en el gimmick de los portales, a los que añadía complejidad mediante el uso de cajas, láseres y torretas, The Turing Test hace lo propio con orbes de energía que, con ayuda de nuestra pistola/herramienta, usaremos para abrir puertas y activar y desactivar mecanismos como interruptores, imanes, pasarelas, campos de fuerza o puentes. 

Hay que admitir que The Turing Test queda lejos de la grandeza de Portal y, sobretodo, de Portal 2, pero es un juego más que recomendable, muy interesante, con mecánicas inteligentes, y que plantea una historia de ciencia ficción clásica pero muy bien llevada, con un fuerte componente filosófico, que gira alrededor de la relación del hombre con las Inteligencias Artificiales y nuestra condición intrínseca de seres humanos.

Eso sí, el juego está en inglés subtitulado (también al inglés) con el problema añadido que las notas de voz que nos encontramos durante el juego carecen de subtítulos.

Te gustará si te gustó: Portal
Idioma: Inglés
Duración: Entre 6 y 8 horas
PEGI 16

.

Trailer de The Turnig Test
Anuncios