Que los indies han ganado terreno en la industria del videojuego de una década a esta parte es algo innegable. Sin llegar, en la mayoría de casos, a la trascendencia mediática de los triples A o los juegos de las primeras espadas del panorama, saben ganarse su hueco y cada año tenemos varios títulos de este corte que enamoran a crítica y público. En algunos casos, incluso, se convierten en fenómenos de ventas, moviendo algunos millones de unidades y dejando buenos réditos en las arcas de sus estudios madre.

Sin embargo, hoy os quiero hablar de otra cosa: aquellos título de corte indie que, sin ser ultra desconocidos, tampoco copan la cima de la montaña independiente. Interesan a aquellos que gustan de los géneros que proponen, pero posiblemente no trasciendan más allá ni vendan millones en plural.

Con eso en mente, por si puedo descubriros algún título interesante que jugar, escribo este artículo. Y le vamos a dar un poco de salsa, porque van a ser tres juegos, ¡uno para cada uno de mis compañeros Androides!. En algunos casos me consta incluso que ya los tienen. ¡Vamos allá!

Horizon Chase Turbo (Aquiris Game Studio, 2018) es ese juego que siempre recomendarías a alguien como el Profesor Falken. Sorprende porque, pareciendo un heredero espiritual del mítico Out Run, no sólo aguanta el tipo, sino que se presenta como un título notable, divertido y adictivo. En él, conduciremos por diferentes circuitos a los mandos de diferentes coches (ficticios pero inspirados por modelos reales) de alto rendimiento, mientras gestionamos nuestro turbo para gozar de ese empujón que nos hará pasar a los pilotos rivales y tenemos cuidado de no quedarnos sin gasolina. Puro entretenimiento arcade.

Para que no nos quedemos en una propuesta típicamente ochentera sin más, el juego incluye varios modos, entre los que se destacan las carreras o competiciones más convencionales, pero también una especie de modalidad World Tour con diferentes carreras y objetivos en los que conseguir estrellas para invertir en nuevos vehículos. Además, se acompaña de un apartado visual y sonoro muy resultón, que no duda en asemejarse a una versión más moderna y llena de neones del inmortal clásico de Sega en el que se basa. Lo tenéis disponible en cualquier plataforma actual.

A FZero creo que siempre se le puede recomendar un buen metroidvania y a fe mía que Unepic (desarrollado por Francisco Téllez, 2011) lo es. En él encargaremos a Daniel, el típico chaval español que gusta de jugar a juegos de rol de lápiz y papel y, un buen día, se ve transportado a media partida a un extraño castillo. Allí, Zera, un extraño ente sombrío, entrará en el cuerpo de Dani e irá aconsejándole durante su aventura por volver a la realidad… o no, porque a veces la sombra nos jugará malas pasadas.

Siempre con un sentido del humor más que loable, nos presenta numerosas referencias que harán las delicias de los videojugadores más veteranos. Jugablemente es un metroidvania de manual, de corte un poco clásico y quizá tosco para los estándares de hoy, pero que homenajea con sentido y gusto a clásicos de antaño. Además, contaremos con muchas opciones jugables, pues la variedad de equipamiento, magia e incluso familiares es digna de mención y el cómo configuremos los atributos y habilidades del protagonista marcará nuestra forma de jugar al título. Con una dificultad y duración más que aceptables, Unepic es un viaje que podéis emprender en todas las plataformas actuales y en algunas no tan en boga ya como WiiU y PS Vita (versión muy recomendable esta última).

Con Dyavolyc siempre es difícil acertar. Si queremos garantizar que lo juegue, necesitamos un título no demasiado largo, tal vez tampoco demasiado complejo y que cuente con elementos que le puedan llamar la atención, en este caso quizá referencias y humor. Todas esas cosas las cumple Cat Quest (The Gentlebros, 2017), una reducción del ARPG o juego de rol de acción. Su particularidad más distintiva tal vez sea que todo se desarrolla en un mundo gatuno, con graficotes simpáticos y una experiencia agradable, aunque no exenta de cierto reto.

Como buen ARPG, nos presentará combates en tiempo real, una gran variedad de equipamiento (que modifica el aspecto de nuestro gato protagonista), mapa y mazmorreo, mientras se va desvelando una historia sencilla pero muy cachonda, con tintes de Skyrim de fondo que a buen seguro os sacarán más de una sonrisa. Cierto que no es el mejor juego del mundo, pero cumple muy bien con su propósito de entretener, consigue pegarte al mando durante la media docena de horas que dura y te saca más de una carcajada sin despeinarse. Con secuela en camino, lo podéis jugar en PS4, PC y Switch, además de en dispositivos móviles.

Y hasta aquí, querido lector, llegamos. Como has podido ver, un juego para cada compañero, una propuesta que no es el próximo Hollow Knight, Undertale o Braid pero que, aún así, puede ser más que interesante según tu perfil de jugador. Como siempre, encantadísimos de leer vuestras opiniones y, por que no, de que propongáis vuestros indies de segunda o tercera fila mediática que valgan la pena. ¡Gracias por leer!

Mario Valera “M2Hero”
@M2Hero_es

Anuncios